lunes, 29 de enero de 2018

La resurrección del clítoris-Capítulo 5


A veces  no puedo evitarlo y simplemente me encuentro extrañando el silencio…Luego viene la otra cara del recuerdo enceguecido que  lleva y trae la mente cuando suelo ponerme melancólica: la asfixia. Porque luego de la nostalgia viene el ahogo y fue justamente aquello lo que me tuvo tanto tiempo atrapada dentro de un pozo oscuro: la depresión.
Recuerdo la vida sin el amor.
Recuerdo la vida sin Paula.
Recuerdo las horas antes de poder conciliar el sueño: acostada mirando el techo, el silencio recubriendo cada rincón de la habitación…Amarrando mis palabras que adormecidas intentaban traspasar el letargo sonoro de esa inminente fuerza: el silencio.
Sin embargo, y consciente de la experiencia del vacío absoluto, hoy ya no aguanté más el aturdimiento. Paula postrada ante el monitor de la computadora que tenemos en el living. Estropeando el ambiente con sonidos que viajaban al compás del movimiento de sus pies que buscando un ritmo golpeaban el suelo.
Paula desempleada, intentando no malgastar el tiempo con todos éstos cuestionamientos que yacen silenciados sobre mi mente pero que, por momentos, parecen ser tan invasivos…
Ambas notamos el sudor de mi frente. La lucha interna por no dejar que éstos penetren sobre la burbuja de ésta alegría ficticia a la que solemos someternos. Pero la verdad irrumpe la escena y nuevamente caemos en la tentación por destruirlo todo sin importar cuán insoportable resulte volver a tener que toparnos con ésta tediosa realidad.
Tal vez deberíamos parar de reflexionar sobre nuestra existencia actual y dejarnos llevar por la frivolidad de cada instante… Imagino que no debe ser nada difícil, sé de mucha gente que puede vivir de esa manera sin padecer los complejos que suele impartir la sociedad cuando uno logra, finalmente, aislarse y ser feliz…
Tal vez deberíamos martillar nuestras cabezas al tumultuoso ruido y no permitir escuchar más que lo que el entretenimiento tiene programado para nosotras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario