lunes, 29 de enero de 2018

La resurrección del clítoris-Capítulo 21

Después de todo... ¿no es el amor lo que verdaderamente importa? En lo que a mi respecta puedo decir con un orgullo un tanto desfigurado que así es.  Y es por eso que me duele no haber podido comportarme de otra manera. No le entregado el potencial de todo lo maravillosa que puedo ser a Paula y eso me carcome por dentro.
He hablado demasiado sobre mi pasado. Hemos hablado demasiado de nuestros pasados.
Si ambas tendríamos en cuenta que esa verborragia y la necesidad de entregarnos en cuerpo y en alma sin mesura fue lo que nos unió, tal vez hoy Paula no se lamentaría tanto por mi estúpido pasado. Pero el ego y los celos tienen un lugar tan preponderante en ésta relación que construimos que no nos deja ver la simpleza de lo que día a día somos la una para la otra.
Ayer me confesó que el trabajo de mesera que obtuvo en ese lujoso restaurant para el cual trabaja se lo consiguió su ex novia. Obviamente no reaccioné porque ya no quiero hacer públicos mis sentimientos más bajos. No tiene sentido. He descubierto, finalmente, que la duda no me ayudará nunca a progresar en lo único que tiene sentido para mí: el amor. Pero eso no deja de hacerme sentir miserable. ¿Qué significado tengo para Paula, ahora, y en éste presente que elegimos para vivir juntas? Si la respuesta estuviera a la vista no me sentiría como me siento en este momento, y probablemente la vida no sería tan difícil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario